martes, 21 de enero de 2014

Atropellos de fauna

Artículo escrito por César Ayres (ASHEGA), con una pequeña colaboración de Inés G.

Cuando pensamos en fauna atropellada, muchas veces nos viene a la cabeza escenas de perros y gatos abandonados o que se han escapado, muertos en las carreteras. Si pensamos en fauna salvaje, lo primero en lo que solemos pensar es en los erizos (en ciertas épocas del año caen como moscas), o puede que incluso nos acordemos de ciertas especies amenazadas, como el lince, ya que en las noticias nos hablan de vez en cuando de esto. Sin embargo, son muchas las especies que sufren atropellos tanto en las zonas menos céntricas de las ciudades, como en las carreteras principales y secundarias. Algunos casos son llamativos, como el de los zorros, corzosginetas y otros mamíferos de cierta envergadura, y otros pasan totalmente desapercibidos, como el de anfibios y reptiles.

El atropello de fauna es un problema de gran importancia para la conservación de diferentes especies. Es muy difícil estimar el numero de animales atropellados, en unos casos por el tamaño (invertebrados), y en otros casos por la poca duración de los cadáveres en las carreteras.
Podríamos decir que existen dos tipos de atropellos, los que causan un problema económico, como los atropellos de perros, gatos, vacas y caballos. En estos casos suelen tener una repercusión mediática mayor, ya que con frecuencia provocan daños de gran valor económico en los vehículos, y en muchos casos también daños físicos o incluso la muerte de personas. Este es el caso recurrente de los jabalís, y del ganado asilvestrado, habitualmente caballos sin marca de sus propietarios, lo que impide que alguien se haga cargo de los daños.
Por otra parte nos encontraríamos con los atropellos que causan un problema ecológico, al fragmentar poblaciones, y causar una mortalidad elevada en las poblaciones afectadas. En algunos grupos, como los ofidios o algunos mamíferos, es mas fácil encontrarlos atropellados que durante los censos específicos.
Podéis consultar a modo de ejemplo la información recopilada por la Oficina de Medio Ambiente de la Universidad de Vigo sobre la migración de sapo común (Bufo bufo), y la mortalidad debida al trafico universitario. Se realizo incluso un documental en varios idiomas sobre el problema, que podéis visionar en este enlace.

Sapo atropellado. Foto: César Ayres

En algunos casos, resulta increíble que carreteras con un nivel (teórico) bajo de trafico produzca mortalidad en poblaciones pequeñas, aisladas, y por tanto amenazadas.

Atropellos frecuentes en carreteras secundarias. Foto: César Ayres

Existen varios proyectos que tratan de recopilar los datos de atropellos, para detectar puntos negros, y proponer posibles medidas de gestión del problema. Hace algún tiempo se creo el RAFEG (registro gallego de atropellos de fauna), pero que murió de éxito prácticamente antes de iniciar su andadura. Y recientemente Verdegaia ha puesto en funcionamiento un proyecto similar, Atropelos Non Grazas, que trata de subsanar esa carencia de registro de datos. A nivel global prácticamente todas las grandes ONG´s ecologistas o intervencionistas tienen un registro de datos de atropellos.

En las siguientes fotografías podéis ver la cantidad de especies que se pueden localizar atropellados en carreteras con un flujo de tráfico realmente bajo.

Erizo común Foto: Pablo Izquierdo
Topillo (Microtus sppFoto: Pablo Izquierdo
Anfibio indeterminado ¿sapillo pintojo? ¿rana verde? Foto: Inés G
Lución Foto: Roberto Domínguez
Cría de mirlo Foto: Roberto Domínguez
Culebra bastarda Foto: Roberto Domínguez
Sin embargo, los atropellos de fauna también tiene lugar en montes y zonas rurales, bien causados por el tránsito de bicicletas, motos o quads (que como ocurre en carreteras secundarias, la circulación a altas velocidades dificulta la visión y esquive de las especies más pequeñas) o tractores (éstos por su tamaño suelen tener dificultad para visualizar a especies de pequeño tamaño que se cruzan por su camino).

Salamandra con las tripas fuera, atropellada por bicicleta Foto: Inés G

Lagarto verdinegro, atropellado por bicicleta Foto: Inés G
Sapo atropellado por tractor Foto: Inés G
Musaraña atropellada por tractor Foto: Inés G

En la propia naturaleza, muchas veces la fauna muere por aplastamientos, provocados por otros animales, como vacas o caballos. Aunque la incidencia en la mortalidad es menor en estos casos.

Salamandra atropellada por ganado. Foto: Cesar Ayres.



La pregunta del millón, ¿qué se puede hacer para solucionarlo?. Pues no hay una respuesta sencilla, en algunos casos parecería tan simple como haber hecho un paso de fauna alrededor de la laguna del CUVI (Ciudad Universitaria de Vigo) para evitar atropellos masivos de sapo común. No podemos pretender compararnos con otros países, donde la tradición de realizar "toad patrols" con voluntarios es mucho mayor que en el nuestro. Aquí seria ciencia ficción pensar en cerrar una carretera para evitar estos problemas.

En los casos de atropellos en zonas de monte por bicicletas, motos y quads, sería interesante poner ciertos avisos, para que se tenga cuidado con el paso de fauna. Aunque seamos sinceros, prácticamente nadie les haría ningún caso.

A nivel europeo se ha creado una plataforma que intenta solucionar los problemas relacionados con el trafico y las infraestructuras. Habrá que ver que iniciativas se ponen en marcha.

8 comentarios:

Xabier Prieto Espiñeira dijo...

Opa Inés:
Aquí en Ferrol houbo unha experiencia, organizada por Manuel Arzúa e a SGHN, que logrou que se instalaran sinais de tráfico advertindo do paso de anfibios a carón dun humidal (o Carregal de San Xurxo), onde tiña lugar unha elevadísima taxa de mortalidade de T. marmoratus ou R. temporaria ou Lissotriton spp por exemplo.
Por suposto, os sinais duraron dous telediarios, e agora están en certo bar de Meirás a modo de "curiosidade".

A todo isto, a cobra atropelada é un Cobregón (Malpolon). Isto de ser do norte ten unha vantaxe, je, je: cando ves algo diferente, mediterráneo, canta moito por "jizz". Ese aspecto "tricolor" entre escamas ventrais, laterais e dorsais, é diagnóstico.

Unha aperta.

Xabier Prieto Espiñeira dijo...

Ah, sorry, e outra aperta para César.

Inés G. dijo...

Graciñas, Xabi. SUpoño que se non hai concienciación previa no poboación, as sinais ao final non serven de nada. E o de educar é algo que leva moito tempo...

Daniel dijo...

Hola César e Inés:

Vosotros ya lo sabréis, pero quizás alguno de los lectores del blog desconozcan que hace años se publicó un artículo que valoraba la incidencia de los atropellos sobre la fauna vertebrada en un tramo de unos 17 km. de la N-120, cerca de la ciudad de Ourense. La cifra de atropellos en un sólo año superaba la impresionante cifra de 12000 individuos. Creo recordar que la especie más afectada era el tritón ibérico. Si a alguien le interesa leer el artículo completo le basta con poner en el buscador de Google: “Mortalidad de vertebrados por atropello en una carretera nacional del NO de España”.

P.D. No me quiero imaginar la cifra de animales heridos o muertos que no fueron localizados en el asfalto de la carretera durante las prospecciones.

Un saludo.

ASHEGA dijo...

Hola Daniel,

lo impresionante del articulo es ver la cantidad de especies detectadas (que probablemente no sea el total). Una de las fotos del post es de un Pelobates, yo he visto pocos vivos en Galicia, y ese dia 3 muertos..

Cesar

Inés G. dijo...

EL principal problema de todo esto es el desconocimiento por parte de la gente en general. Los que están metidos en el tema ya están concienciados. Lo interesante sería, que los que pueden hacer algo, también lo estuvieran para poder tomar las medidas oportunas. Que a veces aprece que conservación y desarrollo son opuestos, cuando pueden ir perfectamente de la mano.

Saludos y gracias por el aporte, Daniel.

Xabier Prieto Espiñeira dijo...

A todo isto, ese "Ratón de campo" penso que non é tal, senón un micrótido (Microtus spp). Fixádevos na cola curta e nas orellas pequenas.
PS: Inés, se o ano que vén vas finalmente á xornada de humidais de Ribadeo e antes queres "facer escala" en Ferrol xa sabes. Debes ser a única persoa seguidora de verdade de Bichos que aínda non coñezo en persoa e teño moitas ganas de coñecerte.

Inés G. dijo...

Tes razón Xabi. Graciñas polo apunte.
Respecto a pasar por Ferrol, a verdade é que as últimas veces que fun, estiven por asuntos familiares e apenas tiven tempo de facer escapadiña algunha. Pero todo se andará...
Apertas.