miércoles, 5 de octubre de 2016

Diapausa

Parecía que iba a volver. Pero entonces sucedió algo. Y es por eso que el blog vuelve a entrar en diapausa. La diferencia es que está vez aviso. Lo dejo parado, y ni idea de si volveré.

Monte Galiñeiro, Vigo. Foto: R. Domínguez

Espero que sea un hasta luego, porque me encanta ser bióloga de bota, y salir al campo a bichear. Pero ahora mismo esta actividad se va a ver aún más reducida, si cabe. 

Heces de visón americano. Foto: R. Domínguez

Pero es por una razón que merece la pena, como es la llegada a este mundo de otro bebé (si todo va bien, será en primavera). Si. La familia crece. Afortunadamente el padre de ambos hijos está mejor de salud, así que espero que lo de salir a bichear lo recupere pronto. Lo de escribir en el blog, igual aún tarda algo más.

Huellas de visón. Foto: R. Domínguez

Estoy intentando minimizar mis entradas en internet. Ya me deshice de Facebook, y ahora he decidido que no tengo cabeza ni tiempo para dedicarme a un blog en serio. No como la hacía antes. Así que gracias a todos los que habéis estado ahí leyendo mis entradas. Pero también quiero darle las gracias a Gerardo y Miguel, por dar comienzo a este blog, cuando aún era Biología en red, y por ayudarme a convertirlo en el Cuaderno de una bióloga de bota. Gracias a Miriam por su ayuda con el diseño, y a César, por sus aportaciones al blog. Y sobre todo gracias a R. Domínguez, por sus fotos, su apoyo, y por entender mis aficiones.

Hembras de ánade. Foto: R. Domínguez
  
Garza real. Foto: R. Domínguez

Macho de Calopteryx virgo. Foto: R. Domínguez
  

Si al final esta diapausa es indefinida o no, lo dirá el tiempo. Pero después de 10 años con alti-bajos en el blog, creo que es momento de parar. Espero que os vaya bien la vida. Esto es todo amigos. Hasta siempre.

La bióloga de bota, con su familia en ciernes, que pronto será un poco más grande (como mis ojeras)

martes, 12 de julio de 2016

Libros sobre fauna y flora autóctona para niños

Hace unas semanas leía un artículo en Naturaleza Cantábrica sobre el analfabetismo de los niños (y muchos adultos añadiría yo) sobre la naturaleza. Ya  no es que se tenga solo una visión distorsionada de lo que son los animales (y se asusten al ver en una webcam como un a´guila alimenta a sus crías tras matar otro animal), es que además la mayoría de libros, peluches y demás material infantil, se enfoca más en hablar sobre leone, tigres y elefantes que de garduñas o tejones. Así que los niños acaban conociendo en profundidad a los animales de granja y demás fauna exótica. Y oye, que me parece bien que tengan amplitud de miras, pero también deberían conocer un poco mejor, qué animales habitan en su zona.

Pues resulta que en casa de mi suegra hay este libro ilustrado para niños (y no tan niños), con imágenes de fauna más propia de estas latitudes. Y tengo que reconocer que es un libro que me encanta precisamente porque enseña quienes son y dónde se encuentran muchos de los seres vivos de nuestro entorno.

El libro en cuestión es:

"Animales del bosque. Cómo viven, cómo duermen"
Colección Fauna y Flora. 24 cm. ancho x 27 cm. alto. 
Editorial: Cómics y Cuentos Asturias, 2006

Os pongo algunas imágenes del libro, con varios detalles.














 Si alguien conoce algún libro más de la colección o sabe de algún tipo de libro similar, se agradecería que lo compartiera.