miércoles, 21 de mayo de 2014

Una de tritones

El otro día me fui con César (Asegha) a muestrear un par de pilones que son parte de mi ruta del SARE. En realidad yo solo fui de acompañante, porque todo el trabajo lo hizo él (con los pertinentes permisos, naturalmente), ya que en estos momentos tengo ciertas limitaciones físicas, jeje.

César en acción
En el primer punto de muestreo encontramos varios adultos de tritón jaspeado (Triturus marmoratus). En esta especie se diferencian muy bien los machos (con cresta dorsal) de las las hembras (carecen de cresta, y en su lugar tienen una llamativa línea de coloración rojiza).

Triturus marmoratus
Tritón jaspeado (Triturus marmoratus): el macho, a la derecha, es el que tiene la cresta; la hembra, a la izquierda carece de ella.
Compartiendo espacio con los anteriores, estaban los tritones palmeados (Lissotriton heleveticus). En esta especie el dimorfismo sexual no es tan marcado como en la especie anterior, pero existen diferencias en por ejemplo, la presencia de un filamento caudal en machos. Ademas, las hembras que nos encontramos estaban grávidas, así que las reconocimos bien. 


Lissotriton helveticus
Tritones palmeados (Lissotriton helveticus)
  Aunque a cierta distancia, se podría confundir un tritón palmeado de uno ibérico, un vistazo más detallado nos permite apreciar las diferencias.

Lissotriton helveticus
El final de la cola del palmeado difiere de la del tritón ibérico

Lissotriton helveticus
También a diferencia del ibérico, tiene una especie de antifaz en la cabeza
Larva de tritón palmeado (identificado por Xabi Prieto)

El tritón ibérico (Lissotriton boscai), lo encontramos compartiendo nicho con el palmeado en el segundo pilón de muestreo. El vientre del tritón ibérico es más rojizo y con manchas que el del palmeado (de coloración más clara, amarillenta, y sin manchas).


Lissotriton boscai
Tritón ibérico (Lissotriton boscai)
Carece de antifaz, que sí posee el tritón palmeado, y la zona ventral es más rojiza y con manchas
Larva de tritón ibérico (identificado por Xabi Prieto)

Pero no todo fueron tritones. En el pilón donde había ibéricos, también nos encontramos un renacuajo de rana patilarga (Rana iberica), con un curioso hematoma en la zona ventral.


Rana iberica
Renacuajo de rana patilarga (Rana iberica)
Al buscar el opérculo para saber qué tipo de renacuajo es, nos encontramos con ese pedazo de hematoma

Como curiosidad, me llamó la atención la presencia de estas flores con unos estambres muy característicos, que en la web de biodiversidad virtual me han identificado como Simethis mattiazzi.


Simethis planifolia
Purga de pobres o palomino (Simethis mattiazzi), planta de la familia Xanthorrhoeaceae
También entorno al pilón, que estaba todo encharcado, estaban estos curiosos hongos, que aún no he podido identificar. Si alguien los conoce, se agradece que comparta la información.






Fotos: Inés G.

viernes, 25 de abril de 2014

De paseo por el Parque Forestal del Monte Vixiador

Estar embarazada de 7 meses, hace que tengas una barriga que limita bastante a la hora de salir al campo, pero aún así, alguna escapadita puedo hacer, sobre todo al Parque Forestal Monte Vixiador, que está cerquita de casa y no tiene muchas cuestas. Así que aprovechando que colaboro como voluntaria con el programa SARE, me he ido un par de días a buscar bichería y a pasear, que me viene bien.

Al igual que otros parques forestales, el Monte Vixiador es una zona con gran presión humana. No solo por ser una zona de ocio, sino porque es explotado forestalmente por la comunidad de montes, para el cultivo de pinos. Eso hace que el paisaje de la zona esté muy alterado, y en ciertas épocas, se produce tala masiva de árboles.


Foto: R. Domínguez

Foto: R. Domínguez


A pesar de todo, aún pueden observarse diferentes especies tanto de herpetos, como de aves e insectos. Por ejemplo, una de las charcas artificiales está poblada de ranas comunes (Pelophylax perezi)


Charca artificial. Foto R. Domínguez
Rana común. Foto R Domínguez

A pesar de que la primavera ya ha llegado, este ejemplar macho de pinzón vulgar (Fringilla coelebs)  parece que aún conserva parte de su plumaje invernal.

Pinzón con plumaje de invierno (según mi amigo P.García). Foto: R. Domínguez
Foto: R. Domínguez
Tratar de observar tritones en estos pilones tan "sucios" es complicado, pero si afinas un poco el ojo, la barriga no estorba, y la cámara está de tu parte, algún ejemplar se puede localizar. En este caso, los que se dejaron ver fueron tritones ibéricos (Lissotriton boscai).

Pilón, hábitat de tritones. Foto: R. Domínguez


Tritones ibéricos. Foto: R. Domínguez
Con todo lo que llovió este invierno, los caminos están totalmente rebosantes de agua, y parece que esto ha servido para que algunos anfibios se animaran a colonizar charcas temporales, aunque en el caso del ejemplar fotografiado, con escaso éxito.


Rana muerta
En cuanto a reptiles, parece que este año las lagartijas de Bocage, no se animan a dejarse ver cuando yo me acerco a pasear, pero tuve la suerte de pillar a un lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi), cuando trataba de esconderse de mi. En este caso el oído fue el que me ayudó a localizar a este ejemplar que se daba a la fuga entre la vegetación.

Lagarto verdinegro. Foto: Inés G.
Foto: Inés G.
Y esto es todo de momento, os dejo unas fotos del monte, que aún no se da desprendido del aspecto invernal. Mientras la barriga y el alien que llevo dentro lo permita, haremos alguna salida más al monte, si el tiempo acompaña, claro. Espero que para el próximo paseo, la primavera ya se note más, tanto en el paisaje como en las observaciones de fauna, que espero sean más abundantes.


Foto: R. Domínguez


Foto: R. Domínguez