viernes, 11 de octubre de 2013

De paseo por el Courel: Ruta Castro de la Torre (2ª parte)

Como dije el otro día, durante la ruta "Castro de la Torre" no encontramos el dichoso castro, así que tras pasar por la oficina de turismo del ayuntamiento de Quiroga, pudimos planificar el día de otra manera, y tras visitar otros parajes de los que ya hablaré en otro momento, decidimos terminar la jornada al atardecer, subiendo al famoso castro. Llegamos hasta la base del castro en coche, y tan solo tuvimos que caminar durante 300m (puede parecer ridículo, pero después de la pateada que nos metimos ese día, os garantizo que estábamos agotadas, y esos 300 metros nos pareció 1Km. Pero esa, ya es otra historia).





Sin embargo, de camino a la cumbre para ver el castro, me llevé una grata sorpresa. Sobrevolando la zona había decenas de aviones comunes (Delchion urbicum), a los cuales fui incapaz de sacar una foto con mi pobre cámara digital. Y es que son muy veloces y hacen unos recortes que hacen que para mi, fuera imposible inmortalizarlos. Para compensar, pude captar en vuelo a esta rapaz. ¿Sería el mismo abejero del otro día?

Abejero europeo (Pernis apivorus)
Tras el subidón de disfrutar de aviones y el abejero, lo siguiente que me llamó la atención de la zona fue el paisaje.





Precioso, ¿verdad? Pero ya basta de remolonear, que solo son 300 m caramba. Seguí subiendo (mi compañera ya estaba en modo automático y me había tomado la delantera), y por fin, llegué al castro. Como buena bichóloga, lo primero que captó mi atención fue esta lagartija.

Parece un juvenil de lagartija hispánica (Podarcis hispanicus)
Pero venga, no nos distraigamos, veamos por fin el castro, que para mi sorpresa e ignorancia, tenía forma cuadrangular, y no en círculo, como estaba acostumbrada a ver; pero es que la influencia romana ya se notaba en  dichas construcciones, que datan del siglo III-IV DC. Si sentís curiosidad y queréis saber más, os podéis descargar el PDF de la intervención arquelógica de 1993.





Y como despedida, otra lagartija. Y es que el castro estaba casi plagado de ellas.

Y esta me parece una hembra de lagartija hispánica 

 Otro día os cuento más rutas que hicimos ese día, antes de visitar el castro.

Continuará...

Fotos: Inés G de Castro

2 comentarios:

Xabier Prieto Espiñeira dijo...

Ambas son P.hispanica, Inés.
A verdade é que ves agora O Courel, tana pelado, e pensas no que debeu ser antes da deforestación brutal debido ao lume... e se che cae a baba.
Porque o dos incendios nesta zona de Galiza é para consulta de psiquiatra. Por iso agora o mellor do Courel está nos vales que aínda conservan arboredo, como indicaba Martiño (vaia crack este rapaz, por certo) o outro día en Bichos.
Un abrazo.

Inés G. dijo...

Eu facía moitos anos que non pasaba polo Courel, e a verdade que a miña amiga e mais eu tratamos de ver de todo un pouco... pero iso xa se verá noutra entrada
Apertas Xabi.